Riesgos para la salud

Hay tres tipos de efectos secundarios que una persona puede desarrollar al tomar manitol, un medicamento que se utiliza para eliminar el exceso de líquidos del cuerpo. Entre ellos se encuentran los efectos secundarios leves que pueden resultar molestos, pero no causan daños graves, tales como secreción nasal o aumento de la producción de orina, y los efectos secundarios graves, como los cambios de la frecuencia cardíaca y dolor de pecho. Una persona también puede tener una reacción alérgica a este medicamento, que podría resultar mortal. Los síntomas de este tipo de reacción alérgica pueden incluir erupción, hinchazón en la cara, la boca, la garganta y dificultad para respirar.

La mayoría de las personas pueden tomar manitol sin desarrollar efectos secundarios notables. Sin embargo, cuando los efectos secundarios del manitol se desarrollan, son a menudo de naturaleza menor. Por ejemplo, pueden incluir temas tales como aumento de la micción, náuseas y vómitos. Una persona también puede desarrollar una nariz que moquea y escalofríos al tomar este medicamento. Además, algunas personas pueden sentirse mareadas o desarrollar erupciones de menor importancia.

En algunos casos, los efectos secundarios del manitol se consideran más graves y preocupantes. Pueden incluir cambios en la visión y síntomas de sequedad en la boca, así como un aumento de la sed. Algunas personas también pueden llegar a confundirse, tener problemas para mantenerse alerta o sufrir calambres musculares. También se puede desarrollar dolor en el pecho y cambios anormales en la frecuencia cardíaca. Además, una persona puede sentirse débil cuando se trata de los efectos secundarios graves del manitol.

Como ocurre con casi cualquier tipo de medicamento, una persona puede sufrir una reacción alérgica cuando toma manitol. Las reacciones alérgicas pueden incluir síntomas tales como opresión en el pecho y dificultad para respirar, urticaria y picazón extrema. La inflamación es también un signo de una reacción alérgica cuando afecta a la cara del paciente y la boca. Incluso la lengua se puede inflamar en estos casos.

Dado que algunos de los efectos secundarios del manitol puede representar serios problemas de salud, una persona hace bien al notificar a su médico si experimenta cualquier síntoma y al saber si debe o no continuar con la medicación. Aunque algunos efectos secundarios sólo resultan molestos, otros podrían ser potencialmente mortales. Por ejemplo, los efectos secundarios graves, como dolor en el pecho y cambios en la frecuencia cardíaca pueden ser especialmente preocupantes. Las reacciones alérgicas son a menudo aún más preocupantes y requieren atención médica inmediata. Aunque los efectos secundarios menores no representan serios problemas de salud, por lo general lo mejor es informar sobre ellos a un médico.